APUESTO POR UN GOBIERNO ABIERTO

06 Junio, 2019


Columna Análisis, El Sol de Puebla.

En la medida en que gobierno y ciudadanía trabajen de la mano habremos de ver mejores resultados para todos.

Días antes había hablado del desprestigio de la política y los funcionarios públicos, de igual manera en este siglo XXI, una de las principales características políticas a nivel mundial se ve reflejada en la crisis de algunos modelos democráticos y su gobernabilidad. Muchos autores hablan del debilitamiento e incluso el fin de estos modelos políticos, yo apuesto por su fortalecimiento a través de la transformación de sus funciones, tareas y las estructuras de gobierno.

El contexto mundial, las demandas públicas, el avance tecnológico y científico han evolucionado y transformado la sociedad, tanto en la vida pública como en lo privado, son retos diferentes los que se presentan frente a las respuestas y soluciones que, en su momento, otorgó el modelo democrático del siglo pasado. Requerimos presentar técnicas, procesos y soluciones que respondan a los nuevos tiempos.

Hoy la sociedad aboga y exige una democracia de mayor relevancia, mejores resultados, colaboración continua, participación y transparencia, estamos frente a un cambio de paradigma en el que debemos saber leer las necesidades y aprovechar esta crisis para crecer y mejorar como gobierno.

Encuentro una solución en la construcción de gobiernos abiertos, es decir, detectar y solucionar los problemas con los ciudadanos, colaborando entre los gobiernos y aprovechando la innovación y el uso de las nuevas tecnologías.

En palabras de DROR (1994): “se necesita con urgencia el rediseño de relaciones gubernamentales incluidos los cambios en nociones aceptadas en soberanía del Estado, relaciones entre Estados, subestados de gobernación, y otros agentes sociales, relaciones interestatales, intercomunicaciones entre distintos estratos de gobernación global y subglobal”[1].

El mundo privado no para de innovar, el Estado no puede quedarse atrás; la gobernanza requiere otra forma de gobierno, disruptiva, una actuación mas relacional y transparente.

Apostar por un gobierno abierto implica recuperar el valor de lo público, insisto, reivindicar el interés colectivo, terminar con el individualismo y apostar por el bien común, renovar la convicción y el compromiso desde los valores públicos.

Todo gobierno abierto debe centrarse en tres ejes principales: la participación, encargado de otorgar el espacio indicado a todas las mujeres y hombres comprendiendo que la participación ciudadana no se agota en el voto, con ellos debemos co-crear políticas públicas y deliberar sobre los asuntos trascendentes para el país en la toma de decisiones; el segundo eje implica colaboración, romper los hilos y las estructuras piramidales dentro de las organizaciones y entre las organizaciones de gobierno, trabajar horizontalmente entre las instituciones y los territorios, generar convenios con ONG´s y sociedad civil; y como tercero, y de gran importancia, apostar por la transparencia.

En la medida en que gobierno y ciudadanía trabajen de la mano habremos de ver y tener mejores resultados.

El autor es Secretario General de Gobierno.

[1] DROR, Yehezkel. (1994). La Capacidad para Gobernar. Informe al Club de Roma. Editorial Galaxia Gutenberg y Círculo de Lectores. Barcelona.

Mayor información: https://www.elsoldepuebla.com.mx/analisis/apuesto-por-un-gobierno-abierto-3726031.html?fbclid=IwAR1UKRyVc5UfuY-9Di7Glk3dcAxoNbt4Bls_Bq2y1eR9ff20BQA_d9I5Pk8