El cáncer de mama en tiempos de pandemia

05 Octubre, 2021

El mes de octubre trae consigo el Día Internacional de la Lucha contra el cáncer de mama, que tiene como finalidad concientizar y detectar a tiempo esta enfermedad, que sigue ocupando el primer lugar de incidencia y mortalidad entre las mujeres mexicanas.

Hemos avanzado en la cultura de prevención de enfermedades. Cada vez hay un mayor número de personas que adquieren el hábito de realizarse estudios de detección oportuna de cáncer, sin embargo, desde el año pasado con la llegada de la pandemia a nuestro país, estos estudios pasaron a segundo plano.

La baja en la detección de enfermedades comenzó en marzo del 2020, cuando se dio a conocer el primer caso de COVID-19 en México. Desde entonces se han presentado la cancelación de citas programadas; y el temor de acudir a médicos y hospitales llevó a hacer menos diagnósticos. Como muestra de ello, el director de la Fundación de Cáncer de Mama (FUCAM), Felipe Villegas, señaló que la pandemia redujo 21 por ciento los diagnósticos de cáncer de mama en el país.

En México se diagnostican cerca de 30 mil casos nuevos de cáncer de mama al año, mientras que en el mundo se estima que 2.3 millones de personas se ven afectadas por este padecimiento. Lamentablemente esta enfermedad se presenta en mayor medida en mujeres, lo que representa otra problemática familiar y social.

La pandemia por COVID-19 ha generado un estancamiento mundial en la atención y resolución de todas las patologías graves y crónicas, especialmente en países en vías de desarrollo debido al colapso de los sistemas de salud, a la dificultad de consulta, dada por la disminución de movilidad de las personas, por las cuarentenas establecidas y, como mencioné antes, por el temor de los pacientes al contagio en hospitales y centros de salud.

Ante esta crisis sanitaria, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que si las tendencias se mantienen como hasta ahora, para el año 2030, el cáncer de mama alcanzará el 46 por ciento de mortalidad, por no contar con un estudio que pueda detectarlo a tiempo.

No debemos perder de vista que la salud es un derecho humano universal y nos encontramos frente a un gran reto: se requieren de grandes esfuerzos gubernamentales y sociales además de recursos suficientes para seguir impulsando la cultura de prevención.

Como lo he mencionado en otras ocasiones, tenemos que ampliar nuestra visión y aprovechar la pandemia para realizar un cambio de mentalidad. Las crisis nos generan oportunidades, y hoy como sociedad, debemos reflexionar sobre estos aspectos, principalmente analizar acciones para fortalecer la cultura de prevención y mejorar nuestra calidad de vida.

Necesitamos planes a corto plazo adaptados a las estrategias actuales de control del COVID-19, así como a largo plazo que tengan en cuenta la cultura de prevención en nuestra salud, principalmente del cáncer.

Debemos promover la discusión y concertación entre los actores del sistema de salud, gobierno y diversos sectores sociales a fin de tomar acciones para fortalecer la cultura de prevención, la mejora de los servicios de salud, el autocuidado, asumiendo cada uno nuestra responsabilidad.
El cáncer de mama que se presenta principalmente en mujeres, se puede prevenir si cambiamos algunos hábitos y cuidamos nuestra alimentación, sobre todo se puede combatir cuando es detectado a tiempo, por ello la importancia de no dejar los estudios exploratorios.

La mujer es el centro de la vida familiar y social, cuando una de ellas enferma o fallece, deja un espacio difícil de llenar, empezando por las que tienen la dicha de ser mamás; muchas de ellas realizan un rol de cuidadoras de otros integrantes de la familia, y cada día hay más lugares donde las mujeres se desempeñan exitosamente en ámbitos empresariales, políticos, entre otros.

Aprovechemos este mes para difundir la importancia de realizarse estudios, visitar al médico con todas las medidas sanitarias, autoexplorarse y fomentar con otras personas la cultura de la prevención y autocuidado aun en tiempos de pandemia.

Debemos continuar con las acciones que sí dependen de nosotros en esta nueva normalidad y no dejar la cultura de la prevención en todos los aspectos de nuestra vida, empezando por la salud.

Retomado de: https://www.e-consulta.com/opinion/2021-10-05/el-cancer-de-mama-en-tiempos-de-pandemia