19 DE SEPTIEMBRE: SALDOS PENDIENTES DE LA RECONSTRUCCIÓN

22 Septiembre, 2020


Este sábado el Presidente de la República visitó nuestro estado con motivo del aniversario de los sismos de septiembre del 85 y de 2017. El objetivo de su visita fue revisar los avances del programa de reconstrucción. Como muchos lo recuerdan, el 19 de septiembre de 2017, a las trece horas con catorce minutos, un sismo de 7.1 grados Richter, con epicentro en los límites de Morelos y Puebla, sacudió a algunas entidades federativas del centro del país, ocasionando severos daños a la población.

Trecientas sesenta y nueve personas murieron en las entidades federativas afectadas, más de 180 mil viviendas resultaron dañadas, 50 mil de las cuales quedaron inhabitables. De un día para otro, 250 mil personas se quedaron sin hogar. Se calcula que en 10 estados de la República al menos 16 mil planteles educativos y 83 unidades médicas del sector salud, IMSS e ISSSTE, tuvieron serias afectaciones.

Particularmente, nuestro estado resultó severamente lastimado. Aquí en Puebla, al menos 45 personas perdieron la vida y los daños materiales fueron cuantiosos, al grado que hubo una Declaratoria de Desastre Natural en 112 municipios del territorio estatal. Las zonas con mayor daño fueron Izúcar de Matamoros, Atlixco, Chiautla, Tochimilco y Tehuitzingo. Según los registros, 2 mil 273 escuelas resultaron dañadas, 28 mil 455 viviendas tuvieron afectaciones, y al menos mil 500 inmuebles públicos e históricos sufrieron severos problemas estructurales.

En aquel entonces, se creó una Comisión Estatal para la Reconstrucción para canalizar los recursos recibidos del Programa Nacional de Reconstrucción. Posteriormente, en 2018, el Congreso Local creó una Comisión Especial para el seguimiento de las labores de reconstrucción. Desde entonces, se han realizado diversos esfuerzos para resarcir el daño que dejó el sismo. Sin embargo, como ha quedado demostrado a raíz de la visita del Presidente, a tres años de distancia sigue habiendo saldos pendientes.

Por ejemplo, de 2 mil 273 escuelas, solamente mil 843 han sido reconstruidas y 429 edificios están pendientes de ser reparados en su totalidad. De 7,141 hogares colapsados totalmente, solo 2,700 fueron reconstruidos por completo. Y solo el 54% de templos religiosos han sido restaurados. Es claro que aún quedan muchos pendientes. Todavía hay muchas familias que siguen esperando los recursos para reconstruir sus viviendas. Y aún quedan escuelas, edificios históricos y hospitales que siguen esperando recursos para su reparación.

El Hospital de San Alejandro, por ejemplo, a pesar de haber quedado completamente inservible, no está contemplado en el presupuesto para su reconstrucción del próximo año (el PPEF 2021 sólo contempla la ampliación de La Margarita y renovaciones en el Hospital de Metepec, en Atlixco).

Considero que, precisamente en estos momentos en que las y los diputados estamos discutiendo el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2021, es importante contar con un informe detallado de los avances y, sobre todo, de los pendientes en materia de reconstrucción. Pensando en ello, presentaré un punto de acuerdo en la Cámara de Diputados, para exhortar al gobierno federal y al gobierno del estado, a cuatro cosas muy concretas:

Primero, a que se presente un informe sobre los avances en la reconstrucción que se tiene en la entidad, así como un informe pormenorizado de los recursos federales y locales que se han destinado a dicho rubro, a tres años de sismo del 19 de septiembre de 2017. Segundo, a que se continúen y, en su caso, aceleren, los trabajos de reconstrucción de hogares, escuelas, hospitales y centros de trabajo, dañados por el sismo de septiembre de 2017, con el fin de reducir la vulnerabilidad de la población poblana, en el contexto de la pandemia. Y tercero, a que se retomen los trabajos de la Comisión Especial de Seguimiento de las labores de Reconstrucción derivadas del sismo.

Creo que las y los poblanos debemos conocer a detalle, cómo se ha avanzado en esta tarea pendiente y cuáles son los objetivos y metas para el próximo año. Sobre todo, considerando, por un lado, la urgencia de fortalecer el sistema estatal de salud, avanzando en la reconstrucción de los hospitales y centros de salud pendientes; y, por otro, aprovechando que los niños no están teniendo clases presenciales para reparar las escuelas pendientes.

Ojalá que la visita del Presidente detone la discusión en torno a los avances y pendientes de la reconstrucción en la entidad y que contribuya no solo a contar con información clara y precisa, sino a acelerar los trabajos de reconstrucción.