VIENE FUERTE TEMPORADA DE FRÍO

06 Octubre, 2020


Se nos adelantaron los fríos. Sorpresivamente, en los últimos días las y los poblanos hemos comenzado a resentir los estragos de las bajas temperaturas. Todavía este fin de semana se siguieron reportando temperaturas bajo cero y heladas en varias regiones del estado producto del Frente Frío número 4. Esta masa de aire polar es apenas la primera llamada de atención de lo que vendrá en los próximos meses. Por lo menos de aquí hasta febrero, habrá alrededor de 54 frentes fríos. Se esperan varias tormentas invernales acompañadas de muy bajas temperaturas, caída de nieve y aguanieve, así como varias heladas.

Considero que, con el adelanto de los fríos surgen varias preocupaciones que debemos atender de manera oportuna: primero, tenemos que evitar que se nos junten dos pandemias, la del Covid y la de la Influenza; segundo, me preocupa que las personas más vulnerables al frío acudan a los albergues y que en éstos no se tengan los protocolos adecuados contra el Covid; y, tercero, es imperativo contar con los recursos necesarios para apoyar a los agricultores que pierdan sus cosechas por las heladas.

Como todos saben, el primero de octubre inició la campaña de vacunación contra la Influenza, empezando por el personal de salud en todo el estado y, de acuerdo con las autoridades, a partir del 15 de octubre, comenzará la aplicación a la población en general. Lo que me preocupa es que descuidemos las regiones y municipios que más van a sufrir con las bajas temperaturas. Yo creo que por ahí debemos empezar. Sin descuidar la estrategia de vacunación a grupos vulnerables, debemos priorizar en aquellos lugares donde se han presentado los mayores índices de contagio y mortalidad por Covid, y que además, presentan los mayores riesgos por bajas temperaturas en esta temporada invernal.

Adicionalmente, es muy probable que muchas personas de la tercera edad o que padecen alguna enfermedad crónico-degenerativa, que viven en condiciones precarias, tengan la necesidad de acudir a refugios y albergues debido a los intensos fríos. Esto nos obliga a tener funcionando desde ya, los protocolos anti Covid para casos de desastre por bajas temperaturas. Debemos tener muy presente que si vamos a tener gente vulnerable en refugios, lo peor que puede pasar es que éstos se conviertan en focos de infección, no solo de influenza, sino de Covid.

Respecto al tema agrícola, un ejemplo de las consecuencias de las heladas en el campo de Puebla lo vivimos hace dos años, cuando 2 mil productores de café, aguacate, higo, hortalizas, chiles y avena se quedaron sin cosecha en 15 municipios de las sierras Norte y Negra. Sabemos que normalmente los gobiernos estatales cuentan con un seguro agropecuario en caso de desastres naturales, como huracanes o heladas. El problema es que estos seguros suelen tardar varios meses en lo que se liberen los recursos para realizar las indemnizaciones.

Por eso, creo que debemos ser previsores y prepararnos para apoyar a quienes pierdan sus productos por las heladas. De esta forma, las familias campesinas contarán con apoyos inmediatos que aliviarán su situación en estos momentos difíciles por los que atraviesa nuestro estado.

Pensando en todo esto, presenté un punto de acuerdo en la Cámara de Diputados con tres objetivos concreto: en primer lugar, para exhortar a la Secretaría de Salud federal y a sus homólogas estatales, a priorizar la aplicación de la vacuna contra la Influenza en los municipios catalogados como de mayor vulnerabilidad por amenaza de bajas temperaturas y alta incidencia por Covid. Segundo, para exhortar a los gobiernos estatales y municipales a que actualicen sus protocolos de protección civil en materia de manejo de albergues y refugios, considerando el factor Covid. Y tercero, para exhortar a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural federal, así como a sus homólogas estatales, a que prevean los recursos necesarios para apoyar a los productores agrícolas que se vean afectados por las heladas.

Todas las previsiones coinciden en que esta temporada de frío será una de las más crudas en décadas debido a los efectos del fenómeno conocido como La Niña, que es el enfriamiento inusual de las aguas del pacífico ecuatorial. Este fenómeno favorecerá el descenso de la temperatura y el aumento de las rachas de viento frío, mucho antes de la época normal de bajas temperaturas.

Así como nos preparamos para la temporada de lluvias, debemos estar muy bien preparados para esta temporada de frío, ya que todavía estamos en medio de una emergencia sanitaria. Basta con ver lo que está pasando en Europa, donde el frío ha ocasionado fuertes rebrotes de Covid. Aquí ni siquiera hemos podido salir del primer brote. Por eso, en esta temporada, urge tomar máximas precauciones contra el frío.