PREOCUPANTE DESERCIÓN ESCOLAR POR LA PANDEMIA EN PUEBLA

27 Octubre, 2020


Hace unos días, las autoridades educativas del estado dieron a conocer un dato muy preocupante: Más de 100 mil niñas, niños y jóvenes poblanos se quedaron sin educación este año; y la razón por la que la gran mayoría desertó, es por no contar con una televisión digital o no tener internet. Esto es inaceptable.

Como sabemos, debido a la pandemia, el año escolar que inició en agosto pasado —y que concluirá en julio del próximo año— se está llevando a cabo bajo la modalidad a distancia; básicamente a través de la señal de televisión abierta —que ahora es digital— y en menor medida, mediante plataformas de internet.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Educación Pública, a nivel nacional la deserción en este ciclo escolar para el nivel básico alcanzó el 10% de la matrícula. El sistema educativo en México suma 25 millones 780 mil estudiantes, lo que significa que más de dos millones y medio de alumnos de preescolar, primaria y secundaria abandonaron sus estudios en plena contingencia sanitaria. Además, de acuerdo con el reporte, 305 mil 89 universitarios, equivalentes al 8% de la matrícula en ese nivel educativo, también desertaron.

Desde un inicio, era previsible que se presentara una alta deserción. Sobre todo porque muchos padres de familia tenían que trabajar y no iban a poder cuidar la educación de sus hijos en casa. Pero también desde que se anunció el programa Aprende en Casa, advertimos que, como sociedad, no podíamos permitir que una niña o niño se quedara sin educación por no tener televisión digital.

En su momento, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en conjunto con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) realizaron un estudio que evidenciaba los problemas antes mencionados, advirtiendo que los países de la región latinoamericana debían tomar medidas para evitar el abandono escolar, debido a que existían grupos socialmente vulnerables que no podían acceder a ningún medio educativo extraordinario otorgado por los gobiernos, lo cual provocaría aumento el incremento de la pobreza y la desigualdad.

Si no queremos esta crisis se profundice, tenemos que hacer valer el derecho constitucional de que la educación impartida por el Estado mexicano, además de obligatoria, laica y gratuita, sea verdaderamente universal e inclusiva. En tiempos de pandemia, esto significa garantizar que todas las niñas, niños y jóvenes cuenten con los medios necesarios para acceder a la educación a distancia.

Pensando en ello, presenté un punto de acuerdo en la Cámara de Diputados para exhortar a la Secretaría de Educación Pública Federal y a sus homólogas estatales, a tres temas: Primero, que la autoridad realice un estudio que identifique de manera eficaz y específica las principales razones que han motivado la deserción a nivel nacional, a fin de diseñar estrategias claras, concisas y medibles que combatan este problema. Segundo, que durante la contingencia sanitaria las autoridades educativas presenten una propuesta de mejora y reconfiguración de prioridades de gasto en función de la nueva realidad educativa. Y tercero, que se diseñe un programa educativo especial para poner al corriente a las niñas, niños y adolescentes que no dieron continuidad a sus estudios básicos en este ciclo escolar.

Al inicio del ciclo escolar, el titular de la SEP dio a conocer un sistema de alerta temprana para mitigar la deserción y abandono escolar. Sin embargo, para atender el problema en el mediano plazo es necesario conocer y entender las causas principales que están motivado el fenómeno de la deserción. De acuerdo con las autoridades educativas estatales, ya se está investigando dónde están los 100 mil alumnos que desertaron, para brindarles apoyo. Si entre las causas de la deserción está la falta de televisión, computadora o conectividad, lo ideal sería que, una vez identificados, se haga un esfuerzo presupuestal extraordinario para brindarles las condiciones necesarias para que puedan retomar, cuanto antes, su educación básica.

Tenemos que garantizar que todos, sin excepción, tengan acceso a la educación impartida por el Estado. Urge avanzar en una estrategia de conectividad y dotación de equipos para todos, empezando por los estudiantes de educación básica y media superior. Nuestra obligación como Estado, es estar preparados en caso de que la pandemia se alargue y que el próximo ciclo escolar nuevamente se tenga que realizar a distancia.

Retomado: https://www.e-consulta.com/opinion/2020-10-26/preocupante-desercion-escolar-por-la-pandemia-en-puebla