LUTO NACIONAL Y NUEVA OLA DE CONTAGIOS

03 Noviembre, 2020


Hace unos días el Presidente de la República decretó tres días de Luto Nacional en homenaje a los fallecidos por Covid. A partir de este año, los días 30 de octubre, primero y dos de noviembre, estarán dedicados a rendir un merecido tributo a quienes han perdido la batalla frente a este virus. Este año, se montó una ofrenda en su honor en Palacio Nacional y en todo el país la bandera se izó a media asta.

Creo que es un acierto realizar este reconocimiento en el marco del Día de Muertos, ya que nos da la oportunidad de recordar a nuestros seres queridos que se nos adelantaron y de expresar nuestro respeto y reconocimiento a quienes han fallecido por Covid, incluidos los médicos, doctoras, enfermeras, enfermeros y personal de salud, que han dado su vida luchando contra esta terrible enfermedad.

Pero además, creo que ayuda mucho a sensibilizarnos ante lo que en estos momentos ocurre en Europa. El severo rebrote que está asolando aquella región y la fuerte aceleración de contagios que ha comenzado a observarse aquí en México nos obliga a tomar medidas preventivas de manera inmediata.

Según cifras oficiales, nos estamos acercando aceleradamente al millón de contagios confirmados y, al momento, más de 91 mil mexicanas y mexicanos han perdido la batalla contra esta terrible enfermedad y se prevé que durante este mes de noviembre superemos los 100 mil fallecimientos. México ya es el cuarto país con más muertes por Covid en el mundo, solo superado por Estados Unidos, Brasil e India. Y es el octavo lugar en número de casos.

Según diversos especialistas, esta nueva escalada ha comenzado a configurarse como una importante amenaza, no solo para la salud de la población, sino también para la precaria economía de las familias y empresas que hasta el momento han logrado mantenerse a flote a pesar de la pandemia.

Entre los estados identificados con altas tasas de aceleración destacan Chihuahua, Coahuila, Durango, Zacatecas, Nuevo León, Aguascalientes, Querétaro y Guerrero. En esta ocasión no han sido los adultos mayores, sino adultos jóvenes, los que concentran el 37 por ciento de los casos confirmados de Covid-19 en el País. Y aunque solo representan el 5% de las muertes por esta enfermedad, son los que más contribuyen a la propagación del virus.

La asistencia a eventos concurridos y la falta de protección han sido factores que explican el gran número de contagios en este sector. De hecho, desde finales de septiembre diversos hospitales han detectado un repunte de 15 por ciento en el número de jóvenes de entre 20 y 40 años de edad que se agravan y que, incluso, han requerido intubación.

Muchos estados del país están evaluando cambiar el color del semáforo a rojo debido al gran número de casos que se registran día con día y es muy probable que tengan que regresar al confinamiento y al cierre temporal de negocios, lo que sería desastroso para el empleo y el ingreso de las familias justo cuando comenzamos a ver algunos indicios positivos de recuperación.

Pensando en todo esto, presenté un punto de acuerdo en la Cámara de Diputados para exhortar a las y los titulares de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, estatal y municipal a que, primero, diseñen e implementen una amplia campaña de comunicación para reforzar las medidas sanitarias de contención y prevención que ya todos conocemos, tanto por parte de las autoridades como de particulares, incluidas familias y empresas.

Y, segundo, a que las campañas de difusión privilegien los mensajes sencillos, claros y directos sobre la necesidad de intensificar el uso correcto y regular del cubre-bocas, evitar las concentraciones de personas, disminuir al máximo la movilidad de la población y, sobre todo, guardar la sana distancia sugerida por las autoridades sanitarias federales. El objetivo es contener y mitigar el impacto del repunte de contagios por Covid-19 que se está presentando a nivel nacional.

Creo que el mejor homenaje que podemos rendir a quienes murieron por Covid es actuar responsablemente. Ese es el mejor tributo que podemos ofrecer a las víctimas mortales de esta pandemia. Así que, ante esta nueva ola de contagios sigamos nuestras costumbres con responsabilidad. Mantenernos vivos y sanos será, siempre, la mejor manera de celebrar nuestra cultura y nuestras tradiciones.

Retomado de: https://www.e-consulta.com/opinion/2020-11-02/luto-nacional-y-nueva-ola-de-contagios