POSPONER EL CAMBIO DE PLACAS: MEDIDA ACERTADA

10 Noviembre, 2020


Como todos saben, debido a la pandemia, el cobro del control vehicular y el cambio de placas se ha venido posponiendo. Originalmente el pago por derechos vehiculares estaba programado para los primeros meses del año, mientras que el arranque del programa de reemplacamiento estaba previsto para abril. Sin embargo, debido a la contingencia sanitaria la autoridad, acertadamente, decidió posponerlo, primero hasta septiembre y luego se dijo que lo más probable era que el pago y el cambio de placas se realizara en noviembre o a fin de año.

El problema es que la economía de las familias poblanas sigue fuertemente afectada por los estragos de la crisis sanitaria y la falta de empleo y a mucha gente le resultaría imposible realizar estos pagos, sobre todo en esta época del año. Según lo establecido en la Ley de Ingresos 2020, el costo sería de alrededor de mil 500 pesos, promedio, por cada vehículo que circula en el estado, a razón de 965 pesos por concepto de reemplacamiento y 530 pesos por control vehicular.

En los últimos tres años el parque vehicular de Puebla creció 40%, al pasar de 928 mil 909 automóviles en marzo de 2017, a un millón 300 mil, al corte de diciembre de 2019. Es entendible la necesidad de actualizar el padrón y contar con un reporte confiable y acreditado de los vehículos que circulan en la entidad. También se entiende la urgencia de contar con recursos para obra pública y social (el gobierno estatal ha estimado una recaudación de 500 millones de pesos tan solo por concepto de reemplacamiento que, al momento, han dejado de ingresar al erario estatal).

Sin embargo, considero que en estos momentos es una medida innecesaria. Sobre todo ante la situación de emergencia sanitaria que, como ya estamos viendo, amenaza con recrudecerse en las próximas semanas.

Pensando en ello, presenté un punto de acuerdo en la Cámara de Diputados para exhortar a los gobiernos estatales, incluido el de Puebla, a que, primero, considerando las actuales condiciones sanitarias y económicas imperantes, se posterguen hasta el 2021 los cobros del programa de control vehicular, tenencia y emplacamiento en los Estados. Y, segundo, considerando que 2021 también será un año difícil, a que las Secretarías de Finanzas o equivalentes, en coordinación con los Congresos estatales, diseñen esquemas de incentivos fiscales que beneficien a familias y empresas que realicen estos pagos el próximo año, por ejemplo, descuentos por pago oportuno o la oportunidad de diferir el pago a lo largo del año.

La idea es que, en esta ocasión, el pago por concepto de control vehicular, tenencia y emplacamiento, se lleve a cabo tomando en cuenta las actuales condiciones sanitarias y económicas que padecen las familias y las pequeñas empresas poblanas. Imaginemos lo que se podría ahorrar una pequeña empresa que tiene varios vehículos, justo en esta época que tiene que pagar aguinaldos, o bien una familia que de por sí usa muy poco su coche podría destinar esos recursos para medicinas o alguna situación de emergencia.

Pero más importante aún: posponer el pago de servicios vehiculares y reemplacamiento evitará exponer a la gente a colas y tumultos al momento de ir por placas nuevas, justo ahora que estamos viviendo un aumento acelerado de contagios en todo el país. En estos momentos, posponer estos trámites es la mejor manera de apoyar a las poblanas y poblanos frente a los estragos de la pandemia.

Retomado de: https://m.e-consulta.com/opinion/2020-11-09/posponer-el-cambio-de-placas-medida-acertada