DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER: APRENDAMOS A ROMPER EL PACTO PATRIARCAL

11 Marzo, 2021


Este 8 de marzo conmemoramos el Día Internacional de la Mujer. Se trata de una fecha que nos recuerda el largo recorrido emprendido hace más de un siglo en su lucha por la igualdad, el reconocimiento y el ejercicio efectivo de sus derechos.

Muchos desconocen el trágico suceso ocurrido en Nueva York, el 8 de marzo de 1908 en el que un grupo de mujeres que laboraba en una fábrica de algodón decidió declararse en huelga en demanda de mejores condiciones laborales. El dueño ordenó cerrar las puertas e impedir que salieran de la fábrica hasta que desistieran de sus demandas, cuando de pronto se registró un fuerte incendio al interior, dejó atrapadas a 129 mujeres y murieron en el lugar.

Dos años después, se proclamó oficialmente el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora en homenaje a aquellas mujeres caídas en la huelga de 1908. Posteriormente, en 1977, la ONU estableció esta fecha como el Día Internacional de la Mujer; y en 2010, al cumplirse el centenario de esta conmemoración el mundo la adoptó como el día internacional de la lucha por la igualdad de género, la eliminación de toda forma de violencia y el empoderamiento de la mujer.

Hoy, a más de un siglo de distancia, la realidad es que no hay nada que celebrar, sino más bien mucho que aprender. Tengo la fortuna de haber crecido en el seno de una familia que siempre me inculcó el valor de la igualdad entre hombres y mujeres. No obstante, tengo que confesar que ha sido difícil romper el pacto de complicidad o de silencio, ante actitudes machistas que han contribuido a normalizar la agresión y la opresión en contra de las mujeres.

Estoy seguro de que muchos que, como yo, creen en el respeto y en la igualdad de derechos entre mujeres y hombres no por el hecho de tener hijas, hermanas o madres, sino porque es lo correcto— coincidirán en que lo mejor que podemos hacer para honrar esta fecha emblemática, es aprender a generar la empatía necesaria para entender la problemática que viven las mujeres. Tenemos que aprender a escucharlas, conocer sus testimonios, sus historias y su realidad.

Porque si como hombres evadimos el problema y preferimos no enterarnos ni informarnos sobre la realidad que enfrentan las mujeres, nunca seremos capaces de dimensionar su problemática y ni el tamaño del reto que tenemos como país. Mucho menos estaremos en posibilidad de asumir la parte de la responsabilidad que nos corresponde ni hacer consciente nuestra actitud de complicidad.

Aprender a sentir empatía nos permitirá reconocer actitudes machistas no solo en nosotros mismos, sino en los demás. Y más importante aún, nos permitirá ser capaces de eliminarlas y rechazarlas. Solo así podremos transmitir esa empatía y esos valores a las nuevas generaciones para que, desde temprana edad, sean capaces de reconocer y manifestar su rechazo a cualquier tipo de actitud machista o misógina.

Todavía queda mucho camino por recorrer para lograr una verdadera igualdad de género en todos los órdenes de la vida social. Pero creo que si aprendemos a sensibilizarnos sobre el problema podremos romper con la complicidad y el silencio, es decir, con el llamado pacto patriarcal, que sigue siendo uno de los principales problemas culturales del México machista.

Por lo pronto, yo reconozco y valoro la lucha de las mujeres no solo este 8 de marzo sino todos los días, en el propósito de erradicar toda forma de discriminación y violencia de género hasta alcanzar una verdadera paridad en todo tipo de actividad económica y política, a partir de condiciones de igualdad.

Retomado de: https://tribunanoticias.mx/dia-internacional-de-la-mujer-aprendamos-a-romper-el-pacto-patriarcal/